Sugerencias de mejora

Antes de sugerir algunas posibles mejoras para el sistema de apoyo al alumno propuesto, es conveniente recordar sus puntos fuertes, que pueden servir como base para apuntalar en ellos las mejoras que se propongan a continuación
  1. En primer lugar, el informe presenta un adecuado programa para el desarrollo del sistema de apoyo, desde la fase de planificación a la de evaluación. Los tiempos de estas fases pueden ser revisables si se constata que es necesaria su ampliación, pero en cualquier caso se cuenta ya con un planteamiento de principio respecto al proceso de implementación y mejora.
  2. También es un aspecto destacable de la propuesta su atención, precisamente, a los aspectos de auto-evaluación y mejora, a través de mecanismos cuantitativos y cualitativos, lo que puede contribuir a su éxito, si no en la primera interación, en las versiones sucesivas.
  3. Varios momentos o facetas del sistema están especialmente desarrolladas y por lo tanto no deberían ser, al menos en principio, objeto de mejoras inminentes. Se trata, sobre todo, del sistema semi-automatizado de matrícula, en el que se ha puesto especial interés; y el sistema de ayuda de la biblioteca virtual, igualmente exhaustivo.

En otros aspectos, en cambio, creemos que el sistema podría ser perfeccionado para responder de una manera más eficiente y efectiva a las necesidades de los alumnos. Estas propuestas de mejoras incluyen:
  1. Una atención más explícita y detallada a los alumnos potenciales, antes incluso de que hayan decidido matricularse en la institución; se debería ofrecer abundante documentación (administrativa, académica, institucional) que les permita tomar una decisión informada y que, lógicamente, les resultase lo bastante atractiva como para incorporarse al campus.
  2. Es necesario obtener un perfil más claro del público potencial al que van dirigidos los cursos. Esto probablemente solo se podrá obtener después de las primeras experiencias piloto, pero es fundamental para poder definir mejor sus necesidades.
  3. No existe un reparto claro de roles entre los diversos agentes implicados en el sistema de apoyo (docentes, técnicos, diseñadores instruccionales, etc.), a pesar de que esto se plantea en las primeras páginas del informe. Un adecuado reparto de tareas, que se plasme a su vez en una multiplicidad de servicios de apoyo al alumno, es fundamental para mejorar la eficiencia del sistema.
  4. En relación con lo anterior, sería imprescindible que el alumno tuviera claro en todo momento a qué servicio de apoyo debe acudir para solucionar sus problemas; esto debería estar indicado de manera clara y explícita, y los accesos a los distintos sistemas de ayuda deberían aparecer en su web mediante gadgets (como dice el propio informe) claramente diferenciados. Aunque es inevitable que a veces se produzcan confusiones, y se consulte por ejemplo al docente sobre cuestiones técnicas o administrativas, una indicación clara sobre a qué sistema acudir puede evitar duplicaciones de trabajo y reducir la carga de todos los mentores implicados.
  5. El servicio de "quejas y reclamaciones" es útil y necesario, sin duda, pero debe plantearse como último recurso, y no como herramienta de apoyo de primer nivel. Se trata de una herramienta genérica, que se refiere a todos los ámbitos (cognitivo, académico, administrativo, etc) y que el alumno utilizará únicamente cuando sienta que el sistema de mentores no ha funcionado; por ello, habría que considerar si cada uso del servicio de quejas no supone que existe alguna falla en el conjunto del sistema.
  6. A los servicios enunciados en el informe convendría añadir un conjunto de recursos y documentos genéricos que aliviasen la carga de trabajo de los mentores, resolviendo algunas de las dudas más habituales de los alumnos. Se trata, por ejemplo, de tutoriales o manuales de uso de las herramientas; FAQ sobre la plataforma; guías docentes de las asignaturas; documentos de ayuda al aprendizaje...
  7. Algunos de los problemas que presenta el sistema, sobre todo a la hora de la inconcreción de sus servicios, nacen de no haber realizado un análisis contextual claro de la situación del sistema de apoyo presencial con el que ya contaba la institución. Tratándose de un apoyo creado para el "salto online" de la institución se podría haber creado un documento que estableciese puntualmente qué podría ser aprovechable del sistema presencial al online o viceverse. Esto ahorraría también duplicidades posteriores y generaría menores costos.
  8. ACCESIBILIDAD: es mejorable también la cuestión de la accesibilidad al sistema de apoyo por parte de los alumnos discapacitados. Se dice en la página 8 que se promoverá la multimodalidad, es decir, que los contenidos se pasarán a audio y se transcribirán, a efectos de que ciegos y sordos accedan a ellos. Esto es muy loable, pero parece que se refiere más a los contenidos de la biblioteca que al propio sistema de apoyo, para el que se dice que se promoverá la videoconferencia. Da la impresión de que se necesita un tratamiento más profundo y sistemáticos de la accesibilidad, al menos creo que sería positivo que la consultora se adhiriese a alguna iniciativa formal que promueve la accesibilidad en la Web como la WAI (Web Accesibility Initiative). Simplemente incrustando alguno de sus programas en la web de apoyo se generaría un informe que serviría como base para implementar desde el momento mismo de su creación un servicio más accesible. Un diseño web accesible desde el mismo inicio de la creación del servicio generaría probablemente menos problemas.